Polémicas y escándalos en el futbol

31 Oct

La mano de Thierry Henry ante Irlanda. El francés claramente empujó el balón con la mano, lo que sirvió para clasificar a su equipo para el Mundial de Sudáfrica de 2010. Incluso desde algunos sectores del país británico se solicitó la repetición del partido. El propio Henry salió al paso de toda polémica al declarar que, en su opinión, repetir el partido sería la solución más equitativa, pero no pasó nada y Francia jugó dicho Mundial.

Silbatazo sorprendente. En 2005, Julián Rodríguez Santiago fue designado para arbitrar el partido de vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa de la UEFA entre el Olympique de Marsella y el Dinamo de Bucarest. Los franceses ganaban por 2 a 1, resultado que les daba el pase a octavos de final, pero un tanto rumano daba el pase a los visitantes.

En el minuto 91, a punto de concluir el partido, los defensores del Olympique se pasaban el balón unos a otros para mantener el resultado. Sin embargo, los rumanos se hicieron con el esférico y dispararon desde media distancia, superando a un Barthez muy adelantado, lo que suponía el segundo tanto del Dinamo. Sin embargo, Rodríguez Santiago, de manera incomprensible, pitó el final del partido cuando el balón volaba en dirección a la meta gala, con lo que se invalidó dicho tanto.

Los robos de Corea. El egipcio Gamal Al-Ghandour destrozó las aspiraciones mundialistas de la selección española durante la Copa del Mundo de 2002. El nazareno anuló dos goles legales a los españoles -uno de ellos suponía la clasificación de España a semifinales, al ser un ‘gol de oro’-, lo que provocó que el partido llegara a la tanda de penaltis, donde Corea se clasificó a la siguiente ronda en su Mundial.

Sin embargo, España no fue la única perjudicada durante el Mundial de Corea y Japón. Hasta tres de los equipos que se cruzaron con Corea durante la cita mundialista sufrieron arbitrajes que favorecieron claramente a los organizadores: además de España, Italia y Portugal fueron víctimas de los colegiados.

Maradona y su ‘Mano de Dios’. Uno de los goles más famosos de la historia del fútbol sucedió durante el Mundial de México 1986, en el partido de cuartos de final que enfrentaba a Argentina e Inglaterra. Ambas selecciones empataban a un gol cuando Steve Hodge, en su afán por despejar el balón, lo desvió bombeado hacia su portería. Maradona, en fuera de juego, se encontraba habilitado por esta acción y, ante la salida de Peter Shilton, consiguió contactar con el balón y hacer gol.

Pero algo raro sucedió, Shilton, bastante más alto que Maradona y ayudado de sus manos, se veía superado por un ‘bajito’ como el argentino. En la repetición se pudo observar claramente cómo Maradona logró el gol ayudado por su mano, una situación que Ali Bennaceur, árbitro de la contienda, fue incapaz de ver. “Fui ayudado por la mano de Dios”, dijo Maradona al acabar el partido. Minutos más tarde de este gol con la mano, haría uno de los goles de más bella factura de la historia del fútbol. De villano a héroe en menos de 90 minutos

Gol fantasma. La selección inglesa se alzó con el campeonato del mundo de 1966 después de derrotar por 4 a 2 a Alemania en la final. El partido finalizó sus noventa minutos reglamentarios con empate a 2, por lo que ambos equipos se vieron abocados a jugar la prórroga. En ella tuvo lugar uno de los ‘goles fantasma’ con más polémica de la historia de las finales de un Mundial.

Durante la primera parte del tiempo extra, Inglaterra montó un contra ataque por banda derecha, el balón fue a parar a Geoff Hurst y éste, tras un gran control, golpeó el esférico a la media vuelta y el balón, tras impactar en el larguero, botó en la línea de gol de la meta defendida por Hans Tilkowski. El árbitro suizo Gottfried Dienst se acercó a su juez de línea para consultar y éste dio por válido un gol que nunca fue. Así, Inglaterra encarriló la final del Mundial en el que ejercía como anfitriona gracias a un tanto que nunca fue.

Resultado pactado. En el Mundial de España 82, Alemania y Austria se enfrentaban en el último partido de la fase de grupos y los teutones necesitaban ganar para seguir con sus esperanzas mundialistas. Austria tampoco podía permitirse una derrota superior a 1-0, un resultado que clasificaría a ambas selecciones y dejaría fuera de la competición a Argelia, con un triple empate a cuatro puntos.

A los diez minutos de partido, el delantero alemán Horst Hrubesch adelantaba al conjunto germano y ya no hubo más partido. Los 80 minutos restantes fueron un auténtico bochorno, sin ningún tiro a portería. Algunos jugadores alemanes, como Hans-Peter Briegel, reconocieron públicamente que se había llegado a un acuerdo para finalizar el partido con el resultado de 1 a 0.

Codazo de Tasotti a Luis Enrique. En el Mundial de Estados Unidos de 1994, España se enfrentaba a Italia en cuartos de final, en un partido que dejó una imagen para el recuerdo: la nariz ensangrentada de Luis Enrique. Dino Baggio adelantó a los italianos, Caminero logró la igualada y Roberto Baggio volvió a poner a los azurri por delante. España, tras los clamorosos fallos de Julio Salinas, trataba de empatar el partido a la desesperada, y entonces llegó el codazo de Tasotti.

Corría el minuto 94 del partido, cuando la selección española intentaba igualar la contienda. Tras un medido centro desde la banda derecha, Mauro Tasotti, ni corto ni perezoso, propinó un codazo a Luis Enrique cuando se aproximaba a rematar el balón. Sándor Puhl, colegiado del partido, con una perfecta perspectiva, no quiso ver esta clara agresión, con lo que España quedaba elmininada. El llanto de Luis Enrique, mezclado con la sangre que manaba de su nariz, fue el llanto de toda una nación.

Portero mentiroso. El 3 de septiembre de 1989, Brasil y Chile jugaban en Maracaná uno de los partidos más importantes para la clasificación al Mundial de Italia 90. Los cariocas vencían por 1 a 0 y los chilenos, que se jugaban su presencia mundialista, se veían incapaces de hacer daño a los brasileño. A 20 minutos para el término del partido, una bengala cayó en el área de Roberto Rojas. El guardameta se llevó las manos a la cara y, tras quitárselas, su rostro apareció cubierto en sangre.

El portero fue sacado del campo en camilla ante el asombro de propios y extraños. Los jugadores chilenos, algunos sabedores de lo que estaba ocurriendo, increparon al público brasileño. Finalmente, Rojas confesó haberse cortado la cara con un bisturí que llevaba oculto en uno de sus guantes, artimaña preparada de antemano para que a Brasil le dieran el partido por perdido: “Soy culpable. Yo me corté en Maracaná”, confesó a un diario chileno. El meta fue suspendido a perpetuidad por la FIFA y a Chile se le prohibió jugar la Copa del Mundo de 1994.

Gol por culpa de un globo. Se jugaba el Sunderland-Liverpool de la Premier League, en un encuentro en el que los locales se llevaron la victoria después de un gol de Darren Bent más que curioso y, cuanto menos, discutible. El delantero del Sunderland disparó y el balón pegó en un globo que estaba suelto en el área del Liverpool, cambiando su trayectoria para meterse en la red de Reina.

Las imágenes televisivas demostraron que este globo fue lanzado al campo por un joven espectador del Liverpool que, por su acción, provocó la derrota de su equipo. Sin embargo, a todas luces el gol no debería de haber contado ya que, según el reglamento, el árbitro debería haber detenido el partido y haberlo reanudado con un bote neutral. Sin embargo, el tanto fue dado por válido y el Liverpool consumó su derrota.

Partido repetido. Bahrein y Uzbekistán se enfrentaban en partido valedero para la clasificación al Mundial de Alemania 2006. El colegiado japonés Toshimitsu Yoshida señaló un penalti a favor de Bahrein y, en el momento del lanzamiento, el área fue invadida por jugadores de ambos equipos. El nipón, en lugar de mandar repetir la pena máxima, señaló libre indirecto dentro del área para Bahrein ante la incredulidad de sus jugadores.

La FIFA tomó cartas en el asunto y mandó repetir el encuentro, en el que Bahrein se llevó la victoria.

Los travestis de Ronaldo. En 2008, la ex estrella del fútbol acababa de terminar con su pareja. Decidió recoger entonces a tres sexo servidoras brasileñas en la acera para llevarlas a un cuarto de un motel. Una vez dentro, ya de cerca, la verdad se reveló ante sus ojos: las tres eran travestis.

‘Terry-gate’. John Terry, compañero de equipo y el mejor amigo de Wayne Bridge, tuvo una relación extramarital con Vanessa Perroncel, la esposa de éste. Cuando los dos ex amigos volvieron a cruzarse en los terrenos de juego, Bridge le negó el saludo a Terry.

Exhibicionista y voyeur. Stan Collymore, ex delantero del Liverpool y Aston Villa, tuvo que reconocer su obsesión por mantener relaciones sexuales en lugares públicos después de ser descubierto por unos reporteros encubiertos de ‘The Sun’.

Eriksson y sus hábitos sexuales. En su época de entrenador de la selección inglesa, Eriksson salía con Nancy Dell’Olio, una abogada italo-americana que no tenía ni idea de que él la engañaba con una famosa ‘chica del tiempo’ sueca llamada Ulrika Jonsson. Ulrika, por su parte, era la ex de Stan Collymore, con quien hizo un video sexual en Chipre. Una grabación que el delantero amenazó con difundir, por cierto. Pero la historia no acaba ahí: Sven también engañó a Nancy con Faria Alam, su secretaria en la Federación de Fútbol Inglés. La misma que estuvo con el presidente ejecutivo de la FA, Mark Palios. Ulrika y Faria no dudaron al poco tiempo en revelar los jugosos detalles sobre los hábitos del sueco en la cama.

El cuarteto del Sunderland. Pónganse en escena: una tímida chica de 16 años, tres jugadores, unos cuantos ‘amigotes’ y una habitación de hotel. Dos de los protagonistas, el portero Ben Alnwick, a sus 19 años, y el extremo Liam Lawrence, con 24, ‘actúan’ mientras el último, el delantero Chris Brown, de 21 años, filma la orgía.

Oliver Kahn y el ‘Adulterio FC’. El portero alemán Oliver ‘El Titán’ Kahn, en 2003 era campeón alemán por quinta vez con el Bayern, padre de una niña y esperaba otro pequeño. Mientras su amor de juventud, su esposa Simone, con quien estaba casado desde 1999, se encontraba a un paso de dar a luz, Kahn decidió dejarla por una camarera, Verena Kerth, de 21 años. El caso impactó en el país teutón y la prensa bautizó al Bayern Múnich como el ‘Adulterio FC’.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: