Cuidado…cuando veas las barbas de tu vecino remojar

25 Abr

En 2009, el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, pidió que se retiraran las rejas y alambradas de todos los estadios de futbol, con el argumento de que los aficionados a este deporte no deben ser tratados como delincuentes o animales.

Es decir, en opinión del titular del máximo organismo del futbol a nivel mundial, los asistentes a un partido de futbol tienen la suficiente capacidad y educación para resistir la tentación de saltar al campo o arrojar objetos al odiado equipo que juega contra la escuadra de sus amores.

Pues bien, el pasado domingo se vivió un hecho que debemos tomar en cuenta en México: los aficionados del Génova, club italiano de primera división, no pudieron resistir más la vergüenza de ver cómo su equipo descenderá a la segunda divisón y en ese momento estaba perdiendo 4 goles a uno.

Ante ese bochornoso accionar de su equipo, a los “tifosis”, como se les conoce en ese país a los aficionados, se les hizo muy fácil brincarse, en pleno partido, a la cancha para demandarle a los jugadores del Génova que se quitaran las playeras porque no eran merecedores de portarlas.

Los jugadores, con evidente cara de susto, no tuvieron más remedio que obedecer a la enardecida gente y despojarse de sus playeras, con lo que se tranquilizó el ambiente y por fortuna no hubo desgracias que lamentar.

En México no ha habido incidentes de este tipo, pero eso no quiere decir que no exista el riesgo inminente, sobre todo cuando en los últimos tiempos las porras de los equipos han tomado como modelo a seguir a las famosas barras argentinas y cada vez es más común ver enfrentamientos entre los simpatizantes de diferentes escuadras.

A mi mente saltan dos acontecimientos que hacen visible la necesidad de reforzar la seguridad en los estadios para prevenir un hecho lamentable: En 2004, el América recibió en el estadio Azteca al equipo brasileño Sao Caetano, pero al finalizar el partido, cuando se dirigían hacia el vestidor estalló tremenda bronca, donde incluso participaron los espectadores, los cuales algunos lograron saltar las rejas para agredir a los brasileños. Fue impresionante ver cómo incluso rompieron parte del cemento de las gradas para arrojarlos a la cancha, no me quiero ni imaginar lo que hubiera pasado si entonces no hubiera habido rejas.

El otro hecho fue apenas hace dos meses, donde el Monterrey permitió el acceso de aficionados a su entrenamiento en el estadio Tecnológico. Todo iba bien hasta que al final, jugadores se acercaron a regalar objetos a sus seguidores, quienes no resistieron la tentación de estar cerca de sus ídolos y cerca de ocho mil personas invadieron la cancha. Por fortuna, como eran simpatizantes del equipo no se registró ningún percance.

Ante porras que se han caracterizado por sus actos violentos como la Monumental o la Rebel, realmente queda en el aire la conveniencia de que los estadios tengan o no rejas, esperemos que la cordura siga prevaleciendo y nunca tengamos que lamentar un hecho de fanatismo deportivo.

Anuncios

Una respuesta to “Cuidado…cuando veas las barbas de tu vecino remojar”

  1. Adrián abril 25, 2012 a 6:46 pm #

    El fanatismo futbolero es tremendo, hay integrantes de la Minimental más cerrados que los Testigos de Pejehová. Ojalá que de verdad prevalezca la cordura, pero lo dudo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: